10/1/09

Iñaki Gabilondo y el decrecimiento

Algo está cambiando cuando incluso en los principales canales nacionales y uno de los más afamados periodistas españoles dice abiertamente que el crecimiento económico sostenido es simplemente IMPOSIBLE.

18/7/08

Las Aerolineas ya no son neoliberales

Las compañías aéreas han vivido en los últimos años una época de vacas gordas. No se puede decir que ha sido solo por el precio del petroleo, sino también por la bonanza económica que ha hecho que todo ciudadano pudiese hacerse una escapadita por 10 euros más tasas a la otra punta de Europa.

A mi esto de las compañías de bajo coste me costaba entenderlo y cuanto más lo miro más me cuesta. Muchos economistas son capaces de explicar este milagro mediante su ágil verborrea y sus explicaciones de como recortar gastos hasta el infinito, pero la cosa está muy clara. La aviación ha estado viviendo de subvenciones y de otras ayudas por parte de gobiernos regionales interesados en llevar los aviones hasta los aeropuertos más pequeños y rebuscados. Han estado viviendo del dinero de todos los ciudadanos.

Ahora el petroleo está caro, pero hay más razones para esta crisis. La falta de demanda de vuelos ridículos y el modelo de financiación donde los costes son altos y el retorno es simepre a medio o largo plazo juegan un papel decisivo. Ahora no hay forma de mantener esta sin razón y piden más.

Las Aerolíneas piden que el gobierno intervenga. Ahora se les olvida eso de la mínima intervención por parte del Estado. ¿Y como debe intervenir el Estado?. Pagando la seguridad aérea, pagando las tasas de los aeropuertos y hasta 22 medidas más que suponen lo mismo. Dinero de los contribuyentes.

El gobierno debería no intervenir y aprovechando la coyuntura debería comenzar a repercutir los costes de la aviación a los que generan el problema; las aerolíneas y los usuarios. Ya es hora de que ir en avión cueste lo que vale. Por el bien de todos.

13/7/08

Un método para concienciar sobre el Peak Oil

Las grandes multinacionales llevan utilizando la publicidad para engancharnos y lavarnos el cerebro con el único objetivo de consumir.

Este vídeo utiliza la misma estrategia para concienciarnos sobre el cenit del petroleo.