4/9/07

La irracionalidad del Crecimiento Económico Capitalista

En el periodico "EL MUNDO", podemos leer hoy lo siguiente(copia literal):

El semanario británico "The Economist" considera que "Gran Bretaña y España son especialmente vulnerables a un desplome de precios de la vivienda" como consecuencia del "contagio psicológico" de la crisis hipotecaria de Estados Unidos, incluso aunque se evite el "contagio financiero" directo.

El análisis de "The Economist" apunta que, "incluso si se evita un pánico generalizado" en Estados Unidos, "origen tanto del lío de las hipotecas subprime como de las peores disfunciones financieras" que han conducido a la presente crisis, lo cierto es que "hay mucho de lo que preocuparse".

"The Economist" cita también los pesimistas pronósticos tanto de JP Morgan como de Goldman Sachs sobre EEUU. La primera entidad estima que la construcción de viviendas caerá un 30% más y que los precios lo harán entre un 7,5% y un 15% para finales de 2008 en relación a los niveles actuales. La segunda calcula que los precios de los pisos podrían disminuir entre un 15% y un 30% en los próximos años.




Para cualquier persona acostumbrada al discurso económico tradicional dicha noticia puede parecerle bastante evidente. Si las hipotecas son más caras, se venden menos pisos, y una caida de la demanda provoca la paralización de la contrucción, significa dejar de producir un bien en la economía.

Este hecho "es preocupante" porque puede provocar una caída de los precios de los pisos (ya que los evndedores bajarán el precio para intentar venderlos) de entre un 15 y un 30% (si la demanda baja, los precios bajan para estimular a los compradores). No se si para un economista esta es mala noticia pero para mi es una noticia excelente, una oportunidad soñada para que muchos ciudadanos puedan afrontar el adquirir una vivienda dignamente (aunque es una pena que opciones como el alquiler no sean una realidad).

Un economista "avispado" me daría un toque de atención diciendo que una caida en la construcción de viviendas de hasta el 30%, conlleva el riesgo de producir "escasez" en el mercado. No se puede hablar de escasez cuando España está llena de pisos que no se utilizan, pero incluso en el caso de que la vivienda libre dejase de construirse en esas cifras, estaríamos ante una oportunidad de oro para empezar a construir vivienda de protección oficial, vivienda asequible y de buena calidad. De nuevo una buena noticia.

Las conclusiones que saco de todo esto son que, lo que es bueno para los economistas, no lo es para los ciudadanos, y en segundo lugar, que una perdida de control del mercado de las empresas privadas, puede redundar (si el estado actúa correctamente), en una mejora del bienestar de la población.
Todo ellos contradice lo que se enseña en las escuelas de negocio y en los cursos más básico de economía. "El Estado es un torpe y lo hace todo mal y las empresas privadas lo hacen todo bien, AMEN".

Siento ser un desalmado pero me alegro enormemente de esta crisis hipotecaria y de la explosión de la burbuja inmobiliaria, y no porque vayan a ser los más ricos los que vayan a sufrir las consecuencias. Desgraciadamente esto va a recaer sobre la espalda y el bolsillo de los de siempre. Me alegro porque se van a dar las circunstancias idioneas para que de una vez los ciudadanos puedan redescubrir esta falacia económica que nos domina.

4 comentarios:

Gabriel Tobar dijo...

¡Sí señor!

Incluso bien pensado no va a hacer falta construir más viviendas para que las haya de protección oficial, pues hay casas, entre proyectadas y construídas sin ocupar, de sobras como para que pudieran "recalificarse".

Además, cuanto menos ricos seamos, comparado a los países pobres, menos inmigración sufriremos, por lo que menos aumento de casas necesitaremos.

Saludos.

Alberto Rey dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo. Tan solo con las casas vacías sería suficiente para satisfacer la demanda.

De todas formas no solo la inmigración ha hecho que nuestras ciudades crezcan más y más. Creo que es incluso más preocupante la despoblación de las áreas rurales donde SI es posible un modo de vida sustentable, y digno y con un gasto energético mínimo.

Un saludo

Gabriel Tobar dijo...

Lo del campo-ciudad está claro.

Lo que apuntaba era a nivel nacional (sea lo que sea eso de nación, vaya). El tema es que los países ricos estamos prácticamente estabilizados en cuanto a población por el bajo índice de natalidad, pero la inmigración hace que población siga aumentando. Y si ya vamos pasados de rosca nosotros solitos...

¿Solución? Que en su casa no sean más pobres que nosotros. Como es imposible del todo que se pueda multiplicar varias veces la energía y recursos consumidos actualmente, pues solamente queda reducir riqueza en los países ricos. Por eso decía que lo de la inmigración respecto a la construcción de viviendas.

Alberto Rey dijo...

Estoy de acuerdo contigo en todo.

Un saludo